AMBLIOPÍA

    La ambliopía, también llamada comúnmente ojo vago, es una disminución de la agudeza visual, sin que exista una causa o patología que justifique dicha pérdida de visión.
    Generalmente está provocada porque el "cerebro" favorece el desarrollo de la visión de uno de los ojos con respecto al otro. En la mayoría de los casos no existen anomalías anatómicas en el ojo y puede desarrollarse por diversa etiología. Como resultado de esta descoordinación ojo - cerebro, la ambliopía se produce porque las células cerebrales que se encargan de la visión de ese ojo no se desarrollan por falta de uso.

Las células visuales cerebrales en los niños se desarrollan en los primeros meses de vida siendo los tres primeros fundamentales. Cuando se produce alguna alteración en este periodo puede aparecer la ambliopía. Por lo tanto la primera consecuencia que se debe sacar es que la ambliopía debe corregirse en este periodo, ya que se considera que las células cerebrales que se encargan de la visión y no han sido estimuladas en el desarrollo, no pueden recuperarse cuando ya están maduras.

 

                                                                         Tipos de Ambliopía

- Ambliopía por deprivación: catarata o ptosis. 

- Ambliopía Estrábica: 
Es una disfunción unilateral de las capacidades visuales centrales de un ojo originada por un desalineamiento ocular unilateral durante la edad de desarrollo visual, en ausencia de patología ocular.
 
Una desviación motora da lugar a dos percepciones sensoriales distintas conocidas como:
1. Diplopia (estimulación de áreas retinianas no correspondientes o dispares por un mismo objeto).
2. Confusión (estimulación de áreas retinianas correspondientes por objetos distintos).

Ambas situaciones presentes en edades de desarrollo visual van a producir alteraciones sensoriales como supresión y/o correspondencia sensorial anómala.

La supresión central provocada en el ojo desviado provoca la inhibición del desarrollo macular en condiciones binoculares, produciendo finalmente la ambliopía.

La ambliopía estrábica constituye el 45% de los casos de ambliopía, siendo más común en tropias constantes unilaterales y estrabismos convergentes.

En muchos casos se asocia además a anisometropías.

El grado de ambliopía depende de varios factores: momento de aparición del estrabismo, magnitud del ángulo de desviación y frecuencia de la misma.

En algunos casos el ojo amblíope puede desarrollar fijación excéntrica, con la consiguiente disminución de AV asociada a la menor capacidad de discriminación visual de la retina paracentral.
- Ambliopía Refractiva (ametropía y anisometropía): La anisometropía es un termino que define la condición en la cual los ojos no tienen el mismo poder de refracción, es decir, un ojo puede ser miope y el otro hipermétrope o los dos iguales, pero con mucha diferencia de dioptrías, por lo que el cerebro al captar esta diferencia siempre toma la decisión más fácil, es decir, elegir el ojo que mejor ve y abandona el otro.

    Epidemiología

    Es la causa más frecuente de perdida de visión en niños (1-5%). La prevalencia en adultos es 2.9%. En USA es la causa más frecuente de pérdida de visión monocular en personas entre los 20 a 70 años.

 1/3 de las ambliopías son estrábicas.  1/3 son anisometrópicas.  1/3 combinación de las dos anteriores.  2-4 por 10.000 nacidos vivos tienen ambliopía por catarata infantil

   Diagnóstico

    El diagnóstico de ambliopía unilateral se realiza cuando una reducción de AV, tras aplicar la corrección óptica adecuada, es objetivada en presencia de un factor ambliogénico y no se encuentran otras anomalías oculares que la justifiquen.

    Los déficits visuales residuales tras corrección de factores ambliogénicos (gafas o

    Tratamiento
    Mediante corrección con gafas, oclusión con parche, Terapia visual, de forma independiente o combinadas, según el diagnóstico, edad y criterio determinado por el oftalmólogo u optometrista.

 

*    *    *    *    *    *    *    *    *

volver